miércoles, 27 de julio de 2011

¿Para qué sirven las uñas?

La uña (garra o pezuña en los animales), son una serie de tres láminas o capas planas y convexas, anexas de la piel que protegen la sensible piel que tenemos bajo los dedos. Están formadas principalmente por células muertas endurecidas que contienen queratina. Su ritmo de crecimiento varía de un dedo a otro y de una persona a otra, de la edad, estación del año, factores hereditarios, ejercicios hechos, incluso las uñas de las manos crecen cuatro veces más rápido que las de los pies. Como promedio crecen a una velocidad promedio de 0,1 mm/día, esto es, 1cm cada 100 días. Las de las manos tardan entre 3 y 6 meses en volver a crecer completamente, mientras las de los pies se demoran entre 12 y 18 meses.

Uñas, por copila.
Las uñas, tanto de las manos como de los pies, están compuestas por:

Matriz o raíz: Es la parte donde empieza a crecer la uña, situada bajo la piel.
Eponiquio: Es el estrecho pliegue de piel que termina en la base del cuerpo ungueal. También llamada cutícula.
Paronniquio: Es la estrecha franja del pliegue de la piel a los lados de la uña.
Hiponiquio: Es el tejido ubicado debajo del borde libre de la uña, que constituye un sello impermeable protegiendo el lecho ungueal de las infecciones.
Cuerpo ungueal: Es la estructura córnea que normalmente conocemos como uña: la porción dura y translúcida compuesta de queratina.
Lecho ungueal: Es el tejido que se encuentra debajo de la uña y que conecta con el dedo.
Lúnula: Es la parte blanquecina en forma de medialuna que se observa casi siempre en la base del cuerpo ungueal. No todos los dedos la tienen visible. La lúnula es el final de la matriz y, por lo tanto, la parte visible de la uña viva. El resto del cuerpo ungueal se compone de células muertas.

Anatomía de la uña por unasanas.
Anatomía de la uña, vista lateral.

Conocidas esas extrañas que pueblan las puntas de nuestros dedos, realmente nos preguntamos, ¿para qué sirven?, ¿tienen alguna utilidad aparte de pintarlas como elemento decorativo o morderlas en épocas de estrés (Onicofagia)?.

Pues evidentemente, todo (o casi) tiene una razón de ser, por ejemplo, una función de la lámina ungueal es la permeabilidad: la pérdida de agua a través de la uña es tan elevada como a través de la palma de la mano. Además, la uña junto con el tejido adyacente y la yema de los dedos constituyen nuestro órgano del tacto y órgano prensil, tan importantes para la vida del ser humano en actividades como el rascado y cosquilleo, convirtiendose así, en un recurso emocional.

Otra cosa que no podríamos hacer sin nuestras uñas en la música, es tocar algunos instrumentos de cuerda, siendo notable la diferencia del sonido respecto a la púa. También afecta a la capacidad de agarrar cosas con la mano. Se pueden dar ciertas infecciones en las mismas, por lo que se recomienda una buena higiene y cuidado. Una uña sana tiene una forma ovalada, es lisa y tiene un color parcialmente rosado debido a la gran vascularización que existe en el lecho epidérmico y a las características transparentes de la uña. La uña es por tanto, por su color y sus distintas formas, un espejo de nuestro estado de salud.

Nota: En contra de lo que se piensa, las uñas poseen muy poca cantidad de calcio, apenas un 0,03%. La creencia general de que una dieta rica en calcio hace nuestras uñas menos quebradizas, más lisas y que crezcan más rápido, parece ser falsa.

FUENTES: [1] [2] [3] [4]

6 comentarios: